“Talento 4.0 es una forma muy inteligente de localizar y seleccionar nuevos colaboradores para ASTI”

“Participar en el ASTI Challenge TeamLabs me pareció una forma de acercarme y conocer mejor ASTI, así que lie a mis compañeros del Centro de Formación de Somorrostro Irakas Gunea (Vizcaya) para participar”, explica Salvador Casas, colaborador de ASTI. “Empecé a conocer la empresa unos meses antes de inscribirnos en el desafío”, anota. “Conocía la existencia de los AGVs -Vehículos de Guiado Automático- y había estado curioseando sobre la robótica colaborativa, decidimos aplicar el uso de estos vehículos a una solución de transporte para personas y a partir de ahí fue cuando conocí y empecé a tomar contacto con ASTI”, explica. El equipo ya había ganado un concurso similar en el País Vasco, el Startinnova.

“La experiencia fue muy positiva. De hecho, aquí estoy”. Dos meses después de su participación en el desafío, en el que el equipo de Somorrosto quedó segundo, Salvador Casas empezó a trabajar en ASTI. “Estoy muy contento de haber sido elegido por esta empresa, después de un largo proceso de selección que comenzó con el ASTI Challenge TeamLabs”, apunta. Además, “tengo la suerte de formar parte de la Plataforma EasyBot cuyos integrantes forman un equipo espectacular”, señala. “Gracias a mis compañeros, durante estos primeros días, me voy orientando dentro de la organización, cogiendo el tempo de la empresa y conociendo mi papel dentro del equipo como Técnico de Aplicación.

“En estos primeros días estoy reuniendo y asimilando toda la información que me llega a través de mis compañeros, sobre todo, de Víctor González, para poder las tareas que me corresponden de una forma autónoma lo mejor y lo antes posible”, expone. Entre estas tareas, están la elaboración de funcionales para proyectos de instalación, elaboración de manuales, documentación de procedimientos, asesoramiento técnico a los compañeros de ingeniería comercial, entre otras.

Salvador Casas manifiesta que “entrar en una empresa como ASTI con planes ambiciosos, energía… es muy motivador”, antes de añadir que “se encuentra en un momento de crecimiento, cambios, mucho movimiento y nuevos proyectos”. Por lo que, como objetivos, se marca “coger ritmo lo antes posible y lograr autonomía para realizar mi trabajo correctamente para ayudar a mis compañeros de la Plataforma Easybot”. A más largo plazo, “crecer con la empresa y que la relación sea larga y fructífera”.

Respecto al proyecto que le ha traído a ASTI, Talento 4.0 -programa creado por ASTI para la búsqueda y atracción del talento-, Salvador Casas considera que es un “excelente” modo de “incentivar y colaborar con la formación técnica de los estudiantes”. “Me parece una forma muy inteligente de localizar y seleccionar nuevos miembros y colaboradores para ASTI”, afirma.

El colaborador de ASTI explica que “el planteamiento de la FP Dual me parece mucho más real y acertado al acercar a la realidad laboral el proceso formativo de los estudiantes”. Y aunque “yo no he formado parte del programa de la FP Dual, tengo compañeros que sí lo han realizado tanto en Bizkaia como en Cartagena y, en general, la valoración de la experiencia es muy positiva salvo contadas excepciones”.

La Dual funciona siguiendo diferentes modelos. “Conozco dos modalidades: en una de ellas, el alumno trabaja en una empresa con una jornada reducida (4 o 5 horas) y después acude a clase normal, esta modalidad tiene la ventaja de que puede que algunas asignaturas sean convalidadas con las horas de trabajo en la empresa y es ésta, coordinada con el centro de formación, quien evalúa al estudiante en estas materias. En la otra modalidad que conozco, es la empresa quien se encarga por completo o prácticamente por completo de la formación de los estudiantes, en ocasiones en el propio centro de trabajo, suelen ser grandes empresas las que adoptan este tipo de iniciativas (Repsol, Petronor, Navantia, Siemens ,,,) y tiene el atractivo de que la empresa suele asimilar en su plantilla a los aspirantes que hayan mostrado una mayor adaptación a sus necesidades”, explica.

“En el centro en el que cursé el CFGS, Somorrostro Irakas Gunea, se empezó a seguir el modelo de formación basada en retos a partir del año pasado y creo que también se trata de una forma más adecuada de formar a los estudiantes, aunque seguramente aún queda mucho que hacer para mejorar la eficiencia del método”, reconoce.

Una vez integrado en ASTI, Salvador Casas no descarta apuntarse a alguna de las actividades que se desarrollan en la empresa vinculadas al deporte. “Me gusta mucho hacer deporte, sobre todo, tenis y padel, pero también aprovecho para hacer deportes náuticos cuando vuelvo a casa y salgo a correr aunque últimamente más esporádicamente. El deporte es muy importante para mí, me ayuda a relajarme y pensar”.

Categorías: Asti Academy

Los comentarios están cerrados